viernes, diciembre 03, 2004

El poeta

Me comuniqué con el, con respecto a otra de esas dolencias del corazón que frecuentemente nos atacan a los que vivimos como vivimos. Y responde:

"A veces el destino nos depara aventuras y sorpresas y otras veces las aventuras nos construyen un destino que nos sorprende.

Sabes bien mi amigo cuentacuentos, que la tristeza es una adicción que tenemos. Que la necedad nos hace robarle inspiración y que la sacudimos de nuestra ropa todas las noches para barrerla al día siguiente. Buenos son los tragos de tristeza a media tarde, como a media noche o a medio día, los puedes beber como el mejor de los vinos, pero también sabes que con la boca llena de tristeza besar a tu mujer puede ser fatal..."

Despues viene un rollo que es totalmente personal y al final se despide

"Desde un exilio auto impuesto …
Edel "

Entonces, asumimos que montó plateado corcel, o más bien grisaceo corcel de marca Chevrolet y emprendió el camino para enfrentar al dracogro. El camino es largo, mi amigo es valiente y el dracogro es un ojeis, no podría deciros el final aún...

3 Comentarios:

Blogger Noxiouz dijo...

Qué estilizado,jajaja.
Me encantó...^_^

3/12/04 23:28  
Blogger Belinda dijo...

Que sea un final feliz para él, como lo ha sido para ti.

4/12/04 12:26  
Blogger sagral dijo...

tons la princesa no jaló.... chale.

4/12/04 14:26  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal