viernes, junio 10, 2005

La carta

Solo tenía dos líneas, que el leyó cien veces mientras caminaba hacia la parada de bus.

"Te amo, hijo de puta.
No lo puedo cambiar"

La guardó en la mochila, sin entender nada, pensando -Aparte de hijo de puta, idiota-.

El camión se retardó siete minutos.

2 Comentarios:

Blogger odagledsozavacordnajela dijo...

A veces hasta da gusto y envidia, ser un hijo de puta como tal... sólo por el hecho de ser amado... pero más aún de saber que se es amado así...

enhorabuena a cada hijo de puta que tenga esa fortuna!!!

no es tan malo ser un hijo de puta...

11/6/05 00:33  
Anonymous Anónimo dijo...

Y QUE LE VAMOS A HACER??
FABIOLA

11/6/05 16:48  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal