jueves, octubre 21, 2004

Tantas cosas, tan poco tiempo.

Ayer fue uno de esos horribles días. Había mil cosas que hacer, jazz en tal lugar, poesía en tal otro, y en el centro de las artes un espectáculo de danza recomendadísimo. Decidí pagar 60 pesos y apersonarme a las 8:30 en el citado teatro a ver a los bailarinucos y bailarinucas.

Pero el destino tejió su red de otra manera. Me encontré a las 6:30 viajando por el poniente de la ciudad, y una mirada rápida me convenció que al transitar por Boulevard Constitución o Morones Prieto me tomaría mínimo 45 minutos y mil enojos para llegar apenas a Gonzalitos. Así que me refugié en el bar de un amigo a tomar una cheve, "Una cerveza y me voy" fue la frase más falsa de el día de ayer.

Así que me instalé en uno de esos bares donde todos me conocen (Mierda. ¿Eso no habla muy bien de mi verdad? Les aseguro que no son muchos bares), así que saludar al dueño y los meseros fue lo más natural, despedir a un cliente que se vá y comentar los pormenores del juego de béisbol, Yankees vs RS.

La bacanal sigue, hablo de box con el bartender, comentamos las bondades de el béisbol mexicano, comparando las dos ligas, charlamos también acerca de los lanzamientos desastrosos de los yankees, que es una salvajada que en el mismo día y a la misma hora jueguen los yankees, los rayados y los tigres. ¡¡En la madre, esto se va a poner mal, es día de exceso de actividades deportivocerveceras!! Y yo planeando mi velada cultural.

Peeero, en el fútbol, y hablando de cultura, continua el diálogo con otro parroquiano acerca de como las diferencias culturales son decisivas en el juego maravilloso donde se enfrentan los once representantes de tribus enemigas en una guerra simulada. Solo hagamos una lista de términos, la "creatividad" latina, la férrea disciplina de los germanos, el tesón y persistencia holandés, el individualismo de los argentinos, todo eso es cultural. Y es real, se ve sobre el campo de juego sin necesidad de ser un conocedor del tema.

Y yo terminé borracho después de seguir por unas cuantas horas los marcadores de dos partidos de fútbol y uno de béisbol.

Me perdí un buen espectáculo de danza. Pero en cambio vi tres buenos partidos.

El fútbol es cultura. Busquen "los once de la tribu" de Villoro ahora que vayan a la feria del libro, ensayos y crónicas muy bonitas, como algún día quisiera yo aprender a escribir. Y hay un par de magníficos ensayos sobre el fútbol, y la frase maravillosa "Todo aficionado tiene derecho a pensar que su equipo es el mejor, sobretodo si le va al Necaxa". Ay Juan...

Hoy si hay danza contemporanea bien chida. Las audaces y atrevidas chicas de VORTICE presentan su pieza "Psycho" en la sala experimiental del teatro de la ciudad, entrada libre, 8:30 de la noche. Ahi nos vemos y despues unas cheves culturales a la libelula.

2 Comentarios:

Blogger Esmeralda dijo...

Quisiera adivinar qué tipo de bares visitar mi queridísimo perro, obviamente está el cafe verdad...?
la libelula, sí, muy de tu estilo, cuál más...?

21/10/04 13:06  
Blogger Belinda dijo...

¿Cheves culturales? ¿Qué o quién las hace culturales? ¿La marca? ¿El lugar donde se toman? ¿La forma en que se toman? ¿O la gente que las toma? Como sea... se me antojó una Indio bieeen heladita...

21/10/04 15:03  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal