jueves, agosto 31, 2006

No todos

los cuentos merecen ser contados, no todos dan el mismo gusto.

Una de las mas extrañas historias, de esas que no cuento mucho, sucedio a mediados de un octubre, desperté sintiendo la ciudad extraña, la vida extraña, mi cara ajena en el espejo, con ese frio en la espalda que se extiende hasta llenar casi el pecho, la señal de que hay que salir a buscar algo.

Cuando esta uno a la caza de una historia, nunca se sabe con exactitud que se esta buscando. Esa es la diferencia entre un cuentacuentos y cualquier hombre que se levanta temprano para ir a la oficina. Uno debe mantener los ojos bien abiertos para encontrar ese chispazo minimo de magia en la pupila del payaso ambulante, esa nota extraña en la melodia del bar de la esquina, la maravilla que pasa desapercibida por ser tan cotidiana.

Aquel día era inevitablemente una caminata sin rumbo, una busqueda al azar, no sabía que encontraría, solo sabía que necesitaba encontrarlo para seguir vivo, para poder seguir buscando.

Sentí mi busqueda como la de quien intentara adivinar a que bebida corresponde cada uno de los anillos en la barra de un bar, de una barra a la que le acaban de pasar ese trapo invariablemete gris y maloliente.

Ya sabía yo que corrían malos tiempos, desde que a ese año se le ocurrió que el 14 de Febrero cayera en martes 13, mal augurio si es que hay uno. No llovieron sapos en ningun lado, pero una mujer me pidio que le prestara siquiera por un momento mi libro perpetuo de la felicidad y tuve que confesarle que no existía, que lo inventé para contar un cuento. Y dejó de creer en mi.

Viendolo con otros ojos ese fue el momento en el cual comenzó esta busqueda en particular, y terminó coincidencialmente en una banca de la plaza Juarez, donde me senté a fumar y el tipo de la camisa roja se acercó a pedirme fuego. Encendí su cigarrillo sin filtro y le dije

-A ti te estaba buscando
-Supongo que entonces a ti te estaba esperando este día, no se porqué
-Yo tampoco lo sé, pero algo debes tener en ti que te hace extraordinario.
-Nada, te juro que nada.
-¿Amores perdidos?
-Una mujer que me ama, tres hijos y una vida entera para disfrutar
-¿Sueños sn alcanzar?
-Yo no sueño.
-¿Cosas extrañas que te sucedan con frecuencia?
-Encontrarte a ti, pero es la primera vez, tal vez la ultima.
-¿Te das cuenta que eres yo?
-No lo soy, tendremos la misma edad y la misma cara, pero no somos el mismo hombre.

Una noche entera y un cartón de cerveza nos tardamos en darnos cuenta de que se trataba. Si era yo, el yo que pude haber sido.

-¿Entonces seguiste con el trabajo de oficina?
-Ahora soy gerente, me va bien economicamente, casi terminamos de pagar la casa.
-¿Sigues viendo a Luis y a Rene?
-Y a Marco, todos los viernes nos juntamos a jugar dominó
-¿Eres feliz con la vida que yo no quise?
-Inmensamente...

Así fué que me encontré por primera y única vez con un fantasma, vivito y coleando, el fantasma de lo que pude ser. Yo mismo lo creé, o lo maté, como sea, cuando decidi no ser el.

Y no me arrepiento.

Aunque me da gusto que sea feliz.

11 Comentarios:

Blogger Dharma dijo...

Siendo tan curioso, el que era él, o podría haber sido, debió haber preguntado sobre la otra vida, la que él no quiso tener, la aventura que dejó pasar, por su vida ordenada, con todo en su lugar.

La felicidad quizás no se reserva para quien la busca, sino para quien sabe apreciar la vida que le toca, o que decide. ¿No es así?

El enfrentarse con uno mismo es quizás la prueba más dura. Ya sea en el pasado, o en el futuro, y más lo es que el enfrentamiento sea cuasi voluntario. No se sabe hasta que se vive, lo que de este encuentro va a surgir: alegrías, arrepentimientos, añoranzas, indiferencia...

Yo también me alegro de que ambos sean felices.

Besos!

31/8/06 19:58  
Blogger Catastrofismos... y no tanto dijo...

Dice Margarite Yourcenar: Y después de todo, qué insípido habría sido ser feliz...
Claro que también me parece que depende de la definición que haya en cada una de las vidas, incluso de una misma persona.
Qué bueno es leerte de nuevo Perro.
Un besazo.

31/8/06 20:52  
Blogger FERNANDO dijo...

es un gusto leer a un maestro de las letras. sin exageraciones ni extravagancias. solo lo que es. escribir lo que se ve y lo que se siente, no lo que se pretende.

saludos.

31/8/06 22:54  
Blogger rous dijo...

Es poco probable que a ese otro wey lo hubiera conocido (nosé si entonces eras ya el Perro) pero no creo que me hubiera caido muy chido. Generalmente la gente que tiene la vida resuelta no forma parte de la mia. Pero me dieron ganas de estar en ese lugar donde uno se topa con lo que pudo haber sido. Aunque seguramente mi lugar sería una lavandería. besiros.

1/9/06 12:01  
Blogger Tramontana dijo...

¡Que buen cuento!

1/9/06 15:34  
Blogger mars dijo...

Jamás...lee esto: jamás debiste prenderle ese cigarrillo.. solo a las putas les prenden cigarrillos!
así que al carajo, ha de ser mas feliz el de la banca y el encendedor que el del cigarro sin filtro.

a mí me cae mejor el que me molesta, el otro era bien asi bien quien sabe cómo, no le conocí.. y qué mejor!

y me callo por que es cuento. :)

volví a leer el de octubre del 2004.. y volví a llorar como esa vez...

echo besos

2/9/06 11:29  
Blogger Alma Ramírez dijo...

hoooooooola perro, es bueno saber de tí, a ver qué día te dejas cair a la casa pa echarnos unas cheves pa festejar que soy mi propia jefa. Abacho

3/9/06 15:06  
Blogger Argüello dijo...

Puta... Muy cortaziano el concepto, pero creo que en el caso de la mayoría, nos saldría muy cara la peda para las posibilidades muertas... sería una multitud más o menos feliz y uno preguntando si somos decisiones o circunstancias. Chingado... y me pones esto para arrancar la semana. Jaja. Saludos.

3/9/06 19:22  
Blogger Io dijo...

Cada vez que pienso en la mujer que pude ser (no lo hago seguido), me alegro de ser la que soy. La vida es elección, cada quien va construyendose con los recursos que puede. Ahh, además la felicidad es bella pero por desgracia pasajera, así que ambos seguro son tan felices como infelices por momentos.
Muchos Saludos.

4/9/06 22:27  
Blogger Sola en el universo. dijo...

La primera vez por aquí. Me gustan estos relatos en primera persona.
Volveré

18/9/06 20:42  
Blogger Iss dijo...

Te leì por primera vez hace tiempo, despuès de un comentario tuyo en mi blog. Hoy me encuentro navegando entre los mares de tus historias y marivillàndome una vez màs de lo que pueden provocar tus palabras.

4/2/07 22:34  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal